Un respiro.


Hace unos días cayeron dos tormentas buenas. Abri la ventana y dejé que el viento y la lluvia, rozaran mi cara. Necesitaba un respiro como el comer. Cerré los ojos y no pensé en nada, solo en disfrutar de ese momento, de ese pequeño placer de escuchar el agua caer y oir esos relámpagos. Los pequeños placeres de la vida se encuentran a diario, detenerse un momento para poder olividarse de todo. Leer, es algo que me gusta. Meterme de lleno en la historia, en la piel del personaje.También disfruto con una película, de la música, y de muchas más cosas.

Cuando voy por la calle y no llevo demasiada prisa, disfruto del paseo, me fijo en los cambios se han ido produciendo en calles, en tiendas, etc... No voy pendiente del móvil, lo llevo en el bolso por si recibo alguna llamada o llamo yo. Que no suele ser el caso. Cuando me encuentro algún amiga/o, por la calle me paro un ratito a charlar e incluso nos tomamos un cafetito si se puede. 

Que tengáis un buen Domingo!

Comentarios

  1. Aiya Eowyn,

    Esos pequeños momentos son mágicos. Una buena filosofia de vida Eowyn.

    Esta entrada me recuerda a una frase escrita por una suerte de poeta urbano que escribe frases en las paredes:

    "Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías esperando la gran FELICIDAD."

    Namarië Eowyn, Tenna rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Utla,

      Pienso que si esos pequeños placeres no se disfrutan, la vida pasa a ser algo tan rutinario, que vamos, de casa al trabajo y del trabajo a casa.

      Buena frase la que has puesto y una gran verdad!

      Un besito.

      Eliminar
  2. Pues me parece estupendo. Hay que disfrutar de las pequeñas cosas, porque es donde está lo auténticamente bueno.

    ¡Buen domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tarambana,

      Así es, hay que disfrutar de las pequeñas cosas, que también nos aportan alegría a la vida. Yo desde luego estoy disfrutando más que nunca de todo.

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Pues te entiendo, sobre todo eso del placer de las cosas sencillas como esa de oler la lluvia y escuchar el martillo de Thor. Y es que en la zona del Levante (más o menos somos medio vecinos) es la recaña...cuando regresas de algún lugar del norte y bajas del avión tienes la sensación de haber entrado en una especie de invernadero, bochorno incluido. Así que cuando llueve (siempre que no salgamos en una zodiac) se agradece y se disfruta de lo lindo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valaf, me alegra saber que también disfrutas de las cosas sencillas. Sí, es lo que tiene vivir en el Levante. Que lo mismo te cueces, que lo mismo te caen buenas tormentas. En Murcia en alguna ocasión, hay gente que ha tendio que salir de sus casas en zodiac e incluso en canoa. Aquí tenemos varias ramblas y cuando llueve con tanta intesidad como estos días atrás, es un caos! Espero que vuelva a llover algo más de contínuo, pero sin llegar a tener inundaciones. Que llueva algo normal.

      Un besote!

      Eliminar

Publicar un comentario