Pintando los colores de su vida, parte IV

... Cuando Clara salió del baño fue a por un vaso de agua y vio a Roberto sentado en el sofá. Así que ella tras tomar un trago, se sentó a su lado. Sin decirse nada el uno al otro, ella cogió su móvil para ver si tenía algún mensaje o llamada. Al ver que Sergio la había llamado, se puso algo tensa. Pensó: Roberto habrá escuchado sonar el móvil, y habrá visto la pantalla para ver quien me estaba llamando. Así que se dijo así misma. Bueno no tengo nada que esconder. No sé porqué me he puesto un poco nerviosa.... Yo con ese chico no tenga nada! Voy a contarle quien es. Así que se giró hacia su marido y le dijo: Quiero decirte que he recibido una llamada de Sergio, el chico que tiene la tienda al lado de casa, donde vende máquinas de escribir y carretes de tinta. Fui la otra mañana a hacerle un encargo. Ya sabes que quiero escribir en la máquina de mi padre! Así que me habrá llamado para decirme que tiene el carrete de tinta. No tienes de qué preocuparte.

Roberto no dijo nada durante unos segundos, pero a ella le parecían minutos. El tosió levemente y le dijo: Cuando íbamos en el coche fue él quien te llamó? -Ella le contesto: Sí, fue él. Pero no era el momento de contestarle. Y quiero que sepas que entre él y yo no hay nada! -Sí, claro! Lo que tú digas.... Ella se quedó mirándolo fijamente son cara de sorpresa pues no sabía muy bien porqué su marido le había contestado así. El se levantó y dijo, me voy a dar una vuelta. Lleva cuidado de no te resfríes que sigue lloviendo mucho. No quería decirle: Quédate, porque sabía que en momentos así es mejor dejarle tranquilo.

Clara, se dirigió a la ventana y se sentó en una mecedora y se puso a observarlo. Vió que caminaba despacio, dejando que la lluvia lo calara hasta los huesos. Vió que levantó los brazos en cruz y puso la cara mirando hacia ariba. Las gotas de agua golpeaban su rostro. Después se dirigió al parque que había frente a la tienda de Sergio y se sentó en un banco donde recordó las tardes que pasaba con su hermano. Dió un grito y unas lágrimas brotaron, que fueron resbalando por su rostro, se las secó con las manos. Se levantó, se dirigió a casa. Cuando Clara vio que venía, fue a por una toalla para que antes de entrar a casa, se secara.

Una vez que él llegó al porche, ella salió y le dijo: Toma, sécate y cambiante de ropa que estas muy empapado. El la miró, fijamente a los ojos, tomó la toalla se secó un poco y se metió en casa. Mientras se cambiaba, ella le preparó un chocolante caliente. Pues es lo que más le gustaba. Se sentaron juntos. Clara lo miraba con dulzura y él la miró con cierta tristeza. Se tomó poco a poco el chocolate. Ella se le acercó para cogerle las manos, pero él se desplazó un poquito y se dio cuenta de que no quería que lo tocara.  Y con voz rota, le dijo: Clara, lo siento. Pero en este momento no quiero un gesto de cariño. Gracias por prepararme algo tan rico. Se levantó, fue a la cocina, fregó la taza y se fue a la habitación. En ese momento ella se levantó del sofá, fue al baño y se puso a llorar. Quería ayudarlo a sentirse mejor, se dijo. No he pretendido hacerle daño, no he querido molestarlo.... sé que ha perdido a un ser muy querido para él... pero no tengo la culpa de eso ni tampoco de que Sergio sea tan amable conmigo! Se lavó la cara, se miró al espejo y vió sus ojos rojos. Esperó un ratito hasta que se tranquilizara para poder irse a la cama.

Hizo varias respiraciones profundas, salió, apagó la luz y se fue al cuarto. Vio que Roberto estaba dormido y con mucho cuidado ella se metió en la cama, lo miró unos segundos, quería darle un beso, pero pensó: Mejor se lo doy mañana, seguro que estrá mejor. Se acurrucó con la almohada, cerro los ojos y se durmió.

Comentarios

  1. No sé para donde va tu relato, lo cuál es interesante, pero la sensación de que además del dolor por la muerte del hermano, hay algo más.

    No estaría mal que revises el texto. Creo que se te escapó un "conetarle" y un "arrbia".

    ¿Conseguirá Clara escribir a máquina?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demiurgo,

      Si consigo acabar el relato, porque no sé qué pasa que se me borran las entradas!

      Tengo un problema en la vista! Confundo letras, o bien las pongo al contraio o directamente se me pasa corregir! Me lo van a solucionar. A parte de eso, escribir rápido es lo que tiene. Ya está el texto bien, o al menos eso espero. Gracias por decírmelo.

      Cuando Clara se sienta mejor, escribirá.

      Eliminar
  2. Me pregunto si sabes ya hacía donde va la historia o lo vas pensando según vas escribiendo....
    Los celos de Roberto me han parecido un poco irracionales, pero claro ahora es un cúmulo de sentimientos....estoy deseando saber que pasa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La voy pensando según me va llegando la inspiración. Sigue leyendo y verás a donde va la historia. Esos celos irracionales, los sintió cierta persona.... vamos, que esta historia va un poco por una experiencia vivida...

      Gracias por comentar.

      Eliminar
    2. lo cierto es que te iba a preguntar si estaba basada en hechos reales :)

      Eliminar
    3. Una pequeñita parte, sí!

      Eliminar

Publicar un comentario