Cuento de Navidad donde los ángeles existen


George Bailey (James Stewart) es un honrado y modesto ciudadano que dirige y mantiene a flote un pequeño banco familiar, a pesar de los intentos de un poderoso banquero por arruinarlo. El dia de Nochebuena de 1945, abrumado por la repentina desaparición de una importante suma de dinero, que supondría no solo la quiebra de su banco, sino también un gran escándalo, decide suicidarse, pero cuando está a punto de hacerlo ocurre algo extraordinario.
 
Nota: 10, Excelente
 
Frank Capra, rodó esta joya en 1946. James Stewart, está soberbio. Una historia dura a la par que bonita. Cuando la vi me dio un vuelco al corazón, por todo lo que va ocurriendo. Pero gracias que tiene ese final feliz que te hace sentir alivio. 

Esta cinta es otra de mis favoritas. Y Stewart, con ese estilo propio de interpretar, unas veces dulce, otras veces amargo....  Pero sobretodo, natural y sintiendo los personajes de verdad.

Os recomiendo verla, sin duda!

Comentarios

  1. La vi hace unos años por su condición de clásico, me gustó pero no me emocionó como esperaba... Quizá las malditas expectativas me jugaron en contra... Gran actor para hacer de persona común, no todos pueden... Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener grandes expectativas es algo que deberíamos dejar a un lado. Por lo menos en mi caso.

      Saludos

      Eliminar
  2. Es que estamos hablando de una de las mejores películas de la historia. Todo el que la haya visto no vuelve a sentirse indiferente ante el sonido de unas campanillas, ¿verdad? :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, para mí no es una de las mejores de la historia. Pero ese sonido de las campanillas, memorable. (Yo las escuché una vez)

      Eliminar
  3. Me encanta!!! Una maravilla de cinta!!! Es un gusto revisionarla cada cierto tiempo!

    Un saludOOo enorme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es un gusto revisarla. Por eso me gusta este género. Y siempre deja un regusto maravilloso!

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Un magnífico guión, un reparto irrepetible en el que todos –hasta el último figurante– están perfectos y la sabiduría de Capra unida a su optimismo en lo social y en lo humano, dió como resultado una obra maestra de ejemplar puesta en escena y a todas luces su film más representativo, que el paso de los años ha ido revalorizando hasta convertirlo en una obra emblemática, obligado punto de referencia en las televisiones de todo el mundo cuando llegan las fechas navideñas. Una película repleta de secuencias memorables, cuyas imágenes alcanzan las más altas cotas de emoción, enganchando una y otra vez al espectador cada vez que es proyectada sobre una pantalla o emitida en cualquier cadena de televisión. Ah! si el mundo y las personas fueran así... si hubiera ángeles en el Cielo necesitando hacer méritos para ganar sus alas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Teo!

      Bienvenido a este humilde blog. Has realizado un comentario que me ha maravillado.

      Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario