No es un jaguar, no es un leopardo... ¡Es un gato!


 

Se los conoce como bengala o bengalí, apareció gracias al cruce con intervención humana entre un gato doméstico y un gato leopardo.

Su origen es estadounidense, donde en 1963 se cruzó. El gato es un gran nadador, esta cualidad, insólita en la mayoría de los gatos, es una herencia genética legada por su antepasado salvaje, que se caracteriza por sus grandes cualidades de pescador.

Tiene gran hiperactividad y curiosidad, al igual que sus insaciables ganas de juguetear y su sociabilidad, además que es muy cariñoso con su dueño.

No sé qué pensaís vosotros. Pero a mí esto me parece un aberración y a saber cuantos animales más están cruzados.

Fuente: Cerebro Digital

Comentarios

  1. El gato en sí es una preciosidad pero lo de cruzar razas no mola, salvo cuando se puede producir en estado salvaje (como puede ser el caso de los mulos). Si buscas por internet verás que la gente muy loca ha hecho cruces entre tigres y leones (hay ligres y tigones) y da mucha pena.

    ResponderEliminar
  2. Lo de las cruzas entre especies próximas se da en la naturaleza, entre tigres y leones. Y esos bengala parece agradables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo que es casi improbable que se hayan dado en la naturaleza. Tengo un amigo al que le interesaba muchísimo todo este tema. Y me contaba que la cruza entre león y tigre fue producto del hombre como atracción circense, que en la natura estaban en territorios de acción diferentes. Las cruzas (Ligre o Tigón o li-ligre) tienen muchos problemas genéticos
      Abrazo!

      Eliminar
  3. Pues igual que los perros fuimos transformando a los lobos en muchos perros que tenemos hoy en dia. por selección nuestra decidimos cuales eran mas bonitos o cuales eran mas obedientes o mas fuertes etc.. y cuales teniamos que cruzar.

    ResponderEliminar
  4. Mas allá de su aspecto no deja de ser un gato común y corriente... El problema es cuando se hacen cosas extrañas y que afectan al animal...

    ResponderEliminar
  5. Para los que quieran tener un semi-leopardo en casa sin peligro. Ahora se han puesto de moda los sphynx, esos gatos sin pelo, y me parecen espantosos, los pobrecitos.
    Saludos!
    Borgo.-

    ResponderEliminar

Publicar un comentario